jueves, 1 de diciembre de 2011

oda a la entropía

la littérature a-t-elle été faite faite pour cela, pour que l'Infini puisse être annoncé?
Blanchot


Cuando una niña de unos diez años aporreaba furiosamente su teclado táctil de móvil en el metro hacia la periferia me di cuenta que toda mi vida se basaba en una búsqueda erronea. Una búsqueda imposible. Un problema de base. Un oxímoron. Una metrópolis humana.


No obstante, seguiremos reivindicando la entropía.


martes, 15 de noviembre de 2011

piensa en la noche. piensa en palabras que no rimen. piensa en parar. piensa en un color y un pentagrama. piensa en las sombras que nunca te siguen. piensa en las burbujas. en la sonrisa forzada de las personas que cruzas y descruzas en la calle. en sílabas extranjeras. piensa en todo lo que dices pero no dices. en todo lo que no lees. en todo lo que no sueñas. piensa en el absoluto. en la ternura. en la rabia. en labios.
piensa
de nuevo
piensa infinito

lunes, 7 de noviembre de 2011

compota de manzana

Ternura rencorosa-una sensación tan extremadamente contradictoria que debe ser la verdad misma. J. Cortazar.


Recuerdo que aquel año dejé que aquella estancia me atrapara. Dejé que ellas me atraparan. Nos habíamos enamorado estéticamente, fracasado pragmáticamente. Podía cerrar los ojos y dibujar con la precisión de un aparejador la disposición de aquel apartamento. Podía (y debía ) asustarme al reconocerme en él como salida de mí, como viendome y viéndolas (con su maravilloso dialecto) fuera de nosotras, como volcadas y superpuestas en una imágen petrificada de nuestras breves personas.

Recuerdo cuando me auto confesé mi sentimiento de pertenencia;

cuando me extrañé de mi sentimiento de pertenencia;
cuando les comenté mi sentimiento de pertenencia,
cuando disfruté de mi sentimiento de pertenencia.

Me dejé llevar por la letanía de las mujeres isleñas que hacían compota y se maravillaban de lo cotidiano; y sobre todo, me enamoré de mi sitio silencioso para las lágrimas (el escalón del lavabo, frente a una toalla gris a juego con el fondo gris en las mañanas grises)

jueves, 3 de noviembre de 2011

Brouillard

El alba se dibujó en las entrañas de la ciudad.
Movimientos discontinuos de desagrado.
Instantes intermitentes de placer.

Tu forma se dibujó en el alba de la ciudad delineada.
Firmaste la paz y emigraste a otro campo de batalla.
Hacías el amor sabiendo que te sentenciabas la guerra.

El alba se desdibujó.
Fue vetada por la bruma.

Otra persona que escribe frente a mi reflejo en París.



martes, 1 de noviembre de 2011

estética del precariado

Nos lo dieron todo; lo compramos todo
Nos regalaron la metrópolis,
los apartamentos minúsculos,
nos arrojaron al metro y a la universidad.
Nos cargaron de pantallas a través de las cuales ver el mundo

Nos tacharon de hedonistas.
De anarquistas del consumismo.


A veces creo que olvidamos la poesía. A veces creo que nos inyectaron lascivia e instinto de autodestrucción en las pupilas.

domingo, 4 de septiembre de 2011

enfermarse de realidad (o subordinadas interminables)

H.Matisse Notre-Dame (1902)



No sé cómo explicarlo, es como que , en cuanto las digo, las palabras brotan y se escapan: son tendenciosas e inexorables (como este verano que quema sin dorar ) (como el bosquejo del futuro torrente) (como un sueño dentro de otro sueño)

No sé cómo / es la atracción de los polos opuestos (o más aún: la disolución de lo opuesto, de los polos, del ártico, de la atracción)

No sé: es como el continente y el contenido de la belleza, de los remolinos de bolsas de basura, de las paredes blancas por escalar, de las mesas puestas y los lunes al sol.

Una especie de vacío, de experimentación de la nada que vuelve a lo absoluto
Todo en general y nada en concreto (cómo decía la mujer de los bucles sublimes) esto es lo que quiero explicar.

domingo, 31 de julio de 2011

El mundo solo tiene sentido como fenómeno estético




(F.Nietzsche)

Vivimos en un constante transición entre dos placeres estéticos, una sinfonía entre la belleza del acontecimiento, atemporal, abierto e infinito y la triste belleza de aquello qu
e releemos como absoluto una vez que no es acontecimiento. Una constante escisión entre dos bellezas, igual de inalcanzables y desdichadas: El ahora radical y el ayer muerto. Y en medio (como siempre) la piel




.

martes, 21 de junio de 2011

entre ráfagas

En la letanía de una tarde lluviosa, en una plaza de Barcelona, ella apareció;

Se descorrieron las cortinas del telón,

era el primer día del mundo,
todo volvía, de golpe, a "existir" (como si la piedra nunca hubiera estado ahí)

Otro soliloquio que camina.

Tanta poesía junta, inconexa, convexa, en ráfagas; tanta poesía que abandona sin ningún miramiento. Tanta poesía cosida y recosida de belleza y sin corazón.




[Nos engañan los relojes diciendo que todas las horas pasan a la misma velocidad. Que toda velocidad es la misma y que todo sucede en un orden líneal y al mismo ritmo. Tic-Tac. Tic-Tac. Hay horas que regalaríamos al tiempo, siglos que se resumen en segundos y minutos para desear décadas. Nos engañan vilmente todos los relojes]

domingo, 12 de junio de 2011

Nocturnas


(Fotografía: Marina Abramovic
Performance Ritmo 0 )

Siempre habrá incertidumbre pero siempre volveremos a.


Volver, como una vuelve siempre, a lo mismo, a las mismas particularidades, a los mismos problemas. Volver con más risa o con más llanto, con más conocimiento de causa o inquietudes sobre la verdadera existencia de causas. Leer y releer Cortazar mirando la calle, pensar y repensar Modernidad o Hermenéutica con más tecnicismos aprendidos. Soñar y resoñar paisajes que nunca existieron pero que cada vez se perfilan más en las sombras. Limpiar y relimpiar las copas, los ceniceros, las amistades, la palabra. El lenguaje es la morada del ser; el ser es la lucha de mi mísma contra mi propia desidia y olvido; los transeuntes son materia supralunar y este cigarro no es más que una asociación de tiempo y
el quemar
contra
el tiempo.



domingo, 22 de mayo de 2011

Eclecticismo crítico-poético

aquí nadie va a poder acabar con la metafísica


35

Éste es el principio del fetichismo de la mercancía, la dominación de la sociedad por "cosas suprasensibles aunque sensibles" que se cumple de modo absoluto en el espectáculo, donde el mundo sensible se encuentra reemplazado por una selección de imágenes que existe por encima de él y que al mismo tiempo se ha hecho reconocer como lo sensible por excelencia.

(Cap 2.) La sociedad del espectáculo, Guy Débord





Mi envite es al no-ser

No a un más allá, ni aun siendo el paraíso
reservado a islamitas, con beldades
que un libro garantiza siempre vírgenes.

Porque esos son los juegos para ingenuos
en que mi agnosticismo nunca apuesta.
Mi envite es al no ser. A lo seguro.

Rechaza otro existir, tras consumida
mi ración de este guiso indigerible.
Otra vez, no. Una vez ya es demasiado.


José María Fonollosa
De Ciudad del hombre: Barcelona

jueves, 5 de mayo de 2011

Apuntes rápidosdescritura

Escritura como hospitalidad para arrojar la escritura a la extranjería en la que ya no caben
ni dominios ni posesión.
H.Cixous


Escribir como pasividad en la que uno se desprende de uno y en la
penumbra
surgen otros "yoes" o "túes" un poco ineptos en el arte de la gramática
que ya no son "yoes" sino instrumentos para escribir
el acontecimiento
fugaz
efímero
contigente
(...pero necesariamente narrativizado:
farola que ya se ha apagado/ola que ya ha roto violentamente/amor ya marchito
acontecimiento que ya no es)
Escribir aceptando complacientemente
lo de despúes del autoasesinato racional

Si toda la diferencia se acaba traduciendo en desigualdades, acabamos generando histriones
bélicos
de nuestra polifonia nuestra multiplicidad
ejércitos, asesinatos, motines contra un mismo cuerpo. cos. cosa.

Dese o/as/a
abrazar otras voces
del mismo cuerpo
sin la violencia del concepto.
Filosofía por venir, l'avenir



Escribir como ensoñación

Escribir automáticamente, sin la volencia de la gramática

lunes, 2 de mayo de 2011

El cuerpo que habito

gravita

levita

sueña suspendido en el vacío

es un cuerpo

cuerpo cuya memoria

azarosa

escrutadora

sutil

sabe bien de huellas

[ ]

Un cuerpo por interpretar

ofrecido en medio del Leteo

un cuerpo silenciado

olvidado

que no olvida

por (re)escribir

un cuerpo que se sobrevuela

y

seveasimismoenmediodelaselva

un cuerpo que trasciende

a quien lo trascendió



Sólo un cuerpo,

el cuerpo que habito.

viernes, 29 de abril de 2011

Poesía y filosofía


Desperdicios sembrados al azar, el más hermoso orden del mundo
Héraclito

viernes, 22 de abril de 2011

Espirales reducidas a anécdota

C. Monet, Gare Saint-Lazare, 1877

Yo he bajado en esta estación esta noche por primera vez en mi vida y ya me parece haber pasado en ella toda una vida, entrando y saliendo de este bar, pasando del olor de la marquesina al olor a serrín mojado de los retretes, todo mezclado en un único olor que es el de la espera, el olor de las cabinas telefónicas cuando sólo cabe recuperar las fichas porque el número llamado no da señales de vida. Yo soy el hombre que va y viene entre el bar y la cabina telefónica. O sea: ese hombre se llama "yo" y no sabes más de él, al igual que esta estación se llama solamente "estación" y al margen de ella no existe sino la señal sin respuesta de un teléfono que suena en una habitación oscura de una ciudad lejana.

[Italo Calvino- Si una noche de invierno un viajero]




martes, 19 de abril de 2011

Mundo abismal




was steht in der Mandel?
Das Nichts. In der Mandel steht das Nichts
Paul Célan


habitante de la geografía del olvido reclama





la nada que titila en el ojo globo de Redon



y poner el mundo en paréntesis


( )


-o
poner
paréntesis
en
el
(m)(u)(n)(d)(o)

-abismal.

lunes, 11 de abril de 2011

the Waste Land

Nous vivons dans l'oubli de nos métamorphoses. P. Éluard.


Días y trabajo para todas las manos del mundo. Cadenas atadas al abril más cruel. Soy la mujer que no está, que no es, que nunca ha sido. Un cuerpo que espera. Un cuerpo que acaece. Somos terrenos baldíos buscando instrumentalizaciones. Soy cuerdas tendidas, cuerdas tensadas. Río y el mundo me da una bofetada. Lloro y la ciudad se ofrece azul. Días y trabajo para los resbalones en el Edén postindustrial; el cigarro se ha desdibujado. La calle es larga y hace calor. Creías haber leído todas las letras que merecían la pena. La ciudad es larga y tiene calor. Hoy las sombras en huelga-el descanso en huelga. Otro cigarro se ha incendiado. No hay porvenir en la metrópolis, pero aún te pueden decir la noche, ofrecerte el sueño y aniquilarte los párpados.

sábado, 2 de abril de 2011

Lasciate ogni speranza

(a)topos 1

Ayer me di cuenta de la profundidad de una parada de metro en un lugar de Barcelona de cuyo nombre no puedo acordarme. Resulta que los círculos del infierno de Dante han sido (post)modernizados y traídos a la ciudad de los alemanes-gamba: las escaleras mecánicas y su decadencia, los guitarristas improvisados y su poca convicción, los cuerpos arrastrados y sus expectativas, las bolsas de la compra y la música sonando a todo volumen en cada una de las orejas de cada una de las burbujas descendiendo inexorablemente al último círculo.


*

(a)topos 2

En la biblioteca metafísica de este barrio se dan cita mujeres y hombres con gafas gigantes que destrozan los clásicos de Suetonio y Molière, Heródoto y Arendt mediante el uso de sus poderosos y minúsculos ordenadores sabor manzana; También se dan cita los que no saben leer y buscan un lugar de refugio físico. No saben leer, no saben cuánto cuesta un ordenador sabor ácido y no tienen un techo. Las letras no les interesan demasiado. De hecho, en la biblioteca metafísica nadie mira a los libros si no es para instrumentalizarlos: los cocinan a fuego rápido buscando un premio de consolación, los despedazan puntualmente para pellizcar la sintaxis a su gusto o los usan como reposabrazos o arrascaespaldas. Esto es una biblioteca de lo más metafísico, tanto, que los libros son solo esencias y alguien nos está vacilando (MUCHO)

viernes, 25 de marzo de 2011

Nubes… Existo sin saberlo y moriré‚ sin quererlo. Soy el
intervalo entre lo que soy y lo que no soy, entre el sueño y lo
que la vida ha hecho de mí, la medida abstracta y carnal entre
cosas que no son nada, siendo yo también nada. Nubes… ¡Qué
desasosiego si siento, qué desconsuelo si pienso, qué inutilidad
si quiero!
F. Pessoa, El libro del desasosiego



Caminar en base a callejeros inexistentes
Soliloquio solipsista en la noche insalvable
Caminar en base a callejeros desactualizados;
Soliloquio solipsista en la noche atópica.
Caminar en base a callejeros inexistentes;
(caminar)





jueves, 17 de marzo de 2011

"Yo me destruyo para saber que soy yo , y no los demás" A.Artaud

Idus de marzo. Déjame que me abandone por completo, déjame por un día, por una noche, que la vigilia me parta en dos, déjame abrirme un poco las venas y que ya no pueda encontrarte al fondo del pasillo entre bustos gélidos de mármol. Déjame una miríada de fracasos que escalar, un par de asesinatos en serie con el suficiente morbo como para salir en las noticias entre tanto pecho de silicona. Déjame un Dionisos silencioso, o un espejo que no sepa reflejar, déjame abrirme las venas tranquilamente mientras la última botella de ginebra levita en el vacío de este pulmón. No, Schopenhauer no era pesimista.


martes, 15 de marzo de 2011

Laberinto hermenéutico

La cruz de Cristo nos salva del laberinto circular de los estoicos
S.Agustín, La ciudad de Dios

Según Borges, el peor de los laberintos no es aquella forma intrincada en la que podemos quedar atrapados para siempre, sino la precisa y simple la línea recta: de un vistazo vemos el principio y el final, no hay más misterio. La inmediatez y simplicidad de tener todo en una simple mirada puede ser el peor castigo.

Para el mismo escritor, no obstante, el peor de los laberintos es aún más fatídico: es la inexistencia del mismo "En el laberinto hay un centro, aunque ese centro sea terrible y sea el Minotauro. En cambio, no sabemos si el universo tiene un centro. Posiblemente no sea un laberinto, sea simplemente un caos, y entonces sí estamos perdidos. Pero si hay un centro secreto del mundo, ese centro puede ser divino, o puede ser demoníaco; da igual, porque estamos salvados, porque entonces hay una arquitectura"


Curiosa la idea de que lo peor no es el hecho de que exista una idea que nos lleva al colapso y a la inefabilidad extrema, sino la inexistencia de la misma.
De hecho, el riesgo más grande de nuestra comprensión cultural de apariencias, representaciones y claves es que estos conceptos desaparezcan: como ejemplo tenemos las consecuencias que acarrean el ejercicio distópico de G. Orwell, 1984, o la espeluznantemente razonable máxima del joven Wittgenstein, "De lo que no se puede hablar, mejor callar"

domingo, 13 de marzo de 2011

Crepúsculos



Qué decir de los crepúsculos de la ciudad de los cordeles y las confidencias absolutamente gratuitas,
de los crepúsculos que según Bolaño eran habitados por siluetas soberanas,
por la magnificiencia del sol y del mar sobre tanta casa colgante o subterránea...



...
Qué decir si en este crepúsculo de humo de café ya no puedo decirte la noche, ni el verbo, ni el cuerpo.


lunes, 28 de febrero de 2011

Lavanda.

Barcelona, Joan Brossa




En Barcelona empieza a llover
un poco de lavanda
para tanta noche enrojecida
ofrecen paraguas en las plazas
(o plazas en paraguas, no veo bien)
sálvame
(no me salves)
Lavanda para las noches enrojecidas,

la esquina se derrite
en mil lenguas desconocidas
mientras sorbes lluvia con café
sólo necesito
lavanda para calmar la noche enrojecida
Barcelona llora el lunes
por su vulgaridad
Yo lloro
la falta de lavanda para esta noche enrojecida

domingo, 13 de febrero de 2011

Los perros románticos



Tenían veinte años
y eran cínicos
habían perdido una patria
pero no habían encontrado otra

Y la luna les inquiría
"¿Qué haréis, aprendices de escépticos,
sobreexplotados
sobrealimentados,
sobreviajados,
sobrebibliografiados,
sobreinterconectados?"

Tenían viente años
y tenían uñas
pero nunca las usarían.
Ningún sueño cubría ningún vacío.

"¿Qué haréis en el pulmón gris
de no-futuro metropolitano?
-continuaba increpando la luna-
Vendrá el mercado con sus leyes y tendrá vuestros ojos"

Y ellos, con veinte años, uñas y cinismo, asentían.


domingo, 6 de febrero de 2011

per un tros del teu cos o da-sein

El olvido está tan lleno de meoria
que a veces no caben las remembranzas
y hay que tirar rencores por la borda
en el fondo, el olvido es un gran simulacro







los precipicios
pueden hallarse lejos
o en uno mismo





Mario Benedetti. "Como los puentes levadizos" En Arte Poética (1965-1966)

jueves, 3 de febrero de 2011

bapatean bakarrik geunden Bartzelonako hiribide luzeenean
bapatean gau guztien gauaren bukaeran geunden
bapatean bere bizitza marraztu zidan
segituan ezabarazi egin nion
segituan isiltasuna
segituan
...
..
.

martes, 1 de febrero de 2011

Lucía

Así es su vida: lucha para lograr despertarse a la hora, llega el mediodía y la luz toca los edificios de Barcelona
Come, bebe, sonríe y fuma en cantidades muy variables dependiendo de su mundo interior.
Se propone metas, las borra, propone nuevas metas, las abandona.
Le gusta la noche, pero no la lluvia. La lluvia le recuerda al norte. En el norte el gris atrapa, duele. En Barcelona también hay tedio, pero aquí la gente lo señala y lo nombra. En el norte la gente habla de política para no hablar del tedio.
Ella cree en el azul y en el blanco.
Le encantaría tatuarse la luz del mediterráneo en la espalda.
No le gusta el naranja.
Su vida es así: se cree trascendental o con una fuerza creativa arrolladora y luego nada, se queda dormida a deshoras en el sofá.

Tiene buenos amigos.

La vida (la de Lucía) gravita entre la levedad de su burbuja económico-afectiva y el brutal peso de la culpabilidad y los mensajes que no llegan.
Se queja constantemente.
Le gusta el azul eléctrico.

Y también los hombresconsombrero y la chicadelosojosazules.

El triunfo de lo normal, la tiranía de la gloriosa imperfección. La vida es así, dice el aita de la chicadelosojosazules. El triunfo de lo cotidiano. Lucía sabe que se sabe emocionar porque cosas así la emocionan.

Aunque a veces cree en la apatía.

Su vida es una cuerda tendida al cinismo o a la locura.

Aunque a veces duda si su vida es así y si realmente ella es Lucía.

Lo último que me mandó redactar fue que ella creía que toda literatura es, par force, biografía reformulada, al fin y al cabo sólo vivimos una vida aunque inventemos varias. Dependiendo del grado de afección se suele cocinar, dice, poesía (alto grado de locura) o novela (mejor estado mental). Nunca creyó en el gris

y mira que yo le he teorizado mil veces del fin de los dualismos que limitan y encarcelan.

Por último, hay dos cosas que sé de buena mano que le vuelven loca, la hacen rabiar y llorar de amargura y de placer: el lenguaje y las ciudades.

viernes, 21 de enero de 2011

estúpido poema ocioso a la nada

Leibniz ya le anduvo dando vueltas

Y Heidegger lo gritó

¿Por qué el ser y no la nada?

Por qué historias de presencia

Metafísica de la presencia

Sueños de la presencia

Cuando la nada

Nos atraviesa

Nos define

Nos atrae y abandona

Cuando las ausencias

Nos marcan

Nos lacran

Creamos para que no haya nada

Creamos en una oda a la presencia

Creamos para testificar que no hay vacío

Pero vacío no se va:

Vacío se queda para instalarse

Vacío en las respuestas inefables

Vacío en las vigilias

Vacío en el desasosiego de lo que pudo ser

Vacío en las posibilidades y el en-vano que nos recorre

Vacío en mi

Vacío en un cuerpo que pretende no ser vacío

Cuando hoy por hoy

Todo cuerpo no es más que una premisa


(una premisa que nada en la Nada,

que probablemente no sea arracada al vacío)

lunes, 17 de enero de 2011

El deseo de la palabra



Explicar con palabras de este
mundo/ que partió desde mí un barco llevándome.” El lenguaje no sirve, las “palabras
de este mundo” no alcanzan a nombrar la experiencia del yo dentro del yo. Es necesario
salirse del lenguaje para decir: “Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y
las palabras no guarecen, yo hablo.” Se habla desde la orfandad de las palabras,
cuando el lenguaje no contiene, no respalda, el yo se atreve a decir; el lenguaje, las
palabras son el límite para decir esa experiencia peculiar de saberse a sí mismo, porque
el lenguaje nombra lo que está afuera pero sólo hace eso: nombrar, no es capaz de
reproducir cabalmente lo que se siente, no es capaz de saciar el deseo"
(en A.Pizarnik: una poética del yo al yo)


Como los cuadros de Modigliani o el suicidio poético de Storni. Como los viajes de Descartes o la maldición de Sísifo, como el espejo de Plath o la búsqueda del tiempo perdido de Proust; como los poemas de Éluard versión cinematográfica, como el posmodernismo y la razón cínica hechos serie de televisión y consumidos compulsivamente, como los libros digitalizados de autores franceses del siglo XVII: así, estúpida, leve, muerta de antemano, la existencia, la belleza, qué quereis que os diga yo. A ver quién es capaz de realizar un discurso coherente y fructífero a estas alturas.

martes, 4 de enero de 2011

La letra perdida ( o la mise en abyme)

Siempre hablaba en una lengua extranjera, como cuando trataba de materializar un discurso tan coherente en su mente, tan incongruente ante la mirada del otro. Llegó a un nuevo país a los 5 años, y los niños de su clase le hablaban en una lengua no indoeuropea, dando por hecho que lo entendería todo. La familia la llevaba los sábados a mirar cómo era aquella cosa inefable en la que los francos reinaban y la cultura era excelsa, y los niños del parque trataban de comunicarse con ella con esa fonética tan suave pero ininteligible.

Pasaron los años y en su nuevo hogar le hablaban dialectos de un idioma que tampoco era el suyo, similar, sí, pero no el suyo. Su conciencia hablaba un idioma extraño y nunca se había tomado la molestia de enseñárselo al resto del cerebro. Su cuerpo callaba a menudo, cuando los ojos hubieran saltado en una batalla campal de sustantivos en un idioma que juntara todos en los que algún día ella trató de hacerse entender. Se traducía a cada paso para poder comunicarse con el otro, creyendo que algún día alguien dejaría de parafrasear. Un día amaneció y se dio cuenta de que un mar de intertextos recogidos en diccionarios enciclopédicos y enciclopedias taxonómicas la habían engullido y sus únicas construcciones eran frases repetidas, aforismos, citas y estupideces similares.

domingo, 2 de enero de 2011

LA LETRA (o la razón encandilada)



[Paul Delvaux. Le miroir, 1936]



¿Por qué? Yo no entiendo ni el qué ni el cómo pero el porqué me es obvio: escribo porque la vida me da razones para matarme y herramientas para redimirme, escribo por todo el material que no quiero otorgar al olvido: imágenes, verbos, situaciones, sintagmas, copas de vino. Escribo porque el deseo y la rabia transfiguran la sintaxis y el léxico, porque la palabra transfigura la ciudad y la ciudad merece ser leída por ojos de ojos, y juzgada por manos que sostuvieron manos que, a su vez, agarraban manos. Escribo porque imploro, lloro, quemo, me arrodillo, jodo, destruyo, necesito, respiro.
Licencia de Creative Commons
This obra by Mayte Cantero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.