martes, 1 de noviembre de 2011

estética del precariado

Nos lo dieron todo; lo compramos todo
Nos regalaron la metrópolis,
los apartamentos minúsculos,
nos arrojaron al metro y a la universidad.
Nos cargaron de pantallas a través de las cuales ver el mundo

Nos tacharon de hedonistas.
De anarquistas del consumismo.


A veces creo que olvidamos la poesía. A veces creo que nos inyectaron lascivia e instinto de autodestrucción en las pupilas.

1 comentario:

Índigo dijo...

¡Cuánta razón en lo que dices! Por eso (aunque mis hijos no leen poesía) precisamente por eso, ma belle, les hablo de la lírica, de lo pequeño, del campo, y me ven emocionarme con esas pequeñas cosas y con la lágrima y la risa. Y espero que algo de poesía lleven en su mochila... ¡Me alegro de tu vuelta! Un abrazo grande y añil. Índigo

Licencia de Creative Commons
This obra by Mayte Cantero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.