domingo, 4 de septiembre de 2011

enfermarse de realidad (o subordinadas interminables)

H.Matisse Notre-Dame (1902)



No sé cómo explicarlo, es como que , en cuanto las digo, las palabras brotan y se escapan: son tendenciosas e inexorables (como este verano que quema sin dorar ) (como el bosquejo del futuro torrente) (como un sueño dentro de otro sueño)

No sé cómo / es la atracción de los polos opuestos (o más aún: la disolución de lo opuesto, de los polos, del ártico, de la atracción)

No sé: es como el continente y el contenido de la belleza, de los remolinos de bolsas de basura, de las paredes blancas por escalar, de las mesas puestas y los lunes al sol.

Una especie de vacío, de experimentación de la nada que vuelve a lo absoluto
Todo en general y nada en concreto (cómo decía la mujer de los bucles sublimes) esto es lo que quiero explicar.

2 comentarios:

Índigo dijo...

A la deriva de los sintagmas le cuelgan amapolas secas que se subordinan de libélulas calcinadas convertidas en polvo de estrellas, o ¿acaso era polvo de venas abiertas?

george dijo...

fu
turismo
,
esbozos y
(silencios
azules)

Licencia de Creative Commons
This obra by Mayte Cantero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.