viernes, 5 de junio de 2009

Siziliako hondartza batean, ordu txikitan.

Sueñan los pájaros con tocar el cielo y sueñan mis mujeres con ser felices. Pero la felicidad no llega al buzón, ni toca la puerta en forma de paquete certificado, ni viene regalada en navidades. La felicidad no llega ahora, ni nunca. A veces ellas creen tocarla en manos desconocidas, en besos efimeramente dulces, o con un grito de socorro atendido.
No viene, no va, no la encuentran.
Aleshores, ¿no existeix? clar que si, i tant, baina egia esan nere emakumek oraindikan bide luze bat daukate burutzeko, eta ez dakit ea noizbait tajutuko duten. Iritsiko direlakoan nago...

inshala.

3 comentarios:

^Cat^ dijo...

yo creo que la felicidad se encuentra en uno mismo, y se completa con el resto de personas.
lo qeu pueden crear los besos efímeramente dulces, el prestar ayuda, etc, puede ser la euforia
muxu

txiribueltaka dijo...

nik uste dot momentuka datorrela... oraintxe bertan irakurritakoagaitik pozik sentitzen naz

Amaia García González dijo...

aix... la felicidad, me está en señando que hoy no soy feliz...

abesti bat da, ni ez nago horrela, zer da zoriontasuna?? galdera polita. pentsalari askok urteetan zehar erantzun nahi izandako galdera dugu, baina ez dugu erantzuna aurkitzen...

Licencia de Creative Commons
This obra by Mayte Cantero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.